Otro importante triunfo colombiano en las 24 Horas de Daytona

Sebastián Saavedra en el podio de los ganadores

* Los otros dos colombianos, Juan Pablo Montoya y Juan Piedrahita, terminaron la carrera, pero sus autos presentaron fallas al final de la competencia.

El colombiano Sebastián Saavedra fue uno de los ganadores de la edición 57 de las 24 Horas de Daytona, corridas el pasado sábado 26 y domingo 27 de enero, al lograr el primer lugar en la categoría Prototipos 2, al mando de un auto Oreca LMP2 con el número 18 del DragonSpeed.

El bogotano estuvo acompañado por el mexicano Roberto González, el venezolano Pastor Maldonado y el estadounidense Ryan Cullen. En la clasificación general de la competencia terminaron en el sexto lugar.

Juan Pablo Montoya, otro de los nacionales presente en la mítica carrera, pasó la meta en la sexta posición de su categoría, luego de haberla liderado por bastante tiempo, pero fallas eléctricas del Acura Dpi de Penske, lo relegaron al final del ciclo que, entre otras cosas, estuvo marcado por duras condiciones climáticas, que obligaron a varias neutralizaciones y al cierre en bandera roja. El tercer colombiano, Juan Piedrahita fue 45 en la general por problemas técnicos en su auto.

El gran ganador de esta edición fue el español Fernando Alonso al mando del Cadillac No.10, en el que compartió volante con el japonés Kamui Kobayashi, el estadounidense Jordan Taylor y el holandés Renger Van Der Zande.

“Estoy muy feliz porque fue una victoria de equipo, en la que cada uno hizo su trabajo. Fue una competencia muy difícil, bastante exigente, sobre todo en la última parte cuando apareció la lluvia y nos exigió al máximo a pilotos y máquinas, realmente fue una prueba de supervivencia. Al final se trataba de cuidar el carro y lo hicimos. En carrera tuvimos un problema con el arranque y perdimos cinco vueltas, pero afortunadamente salimos a pista en busca de la punta y con todo y las adversidades lo logramos. Luego finalizando la prueba una salida de pista me obligó a regresar a pits, pero logramos salir primeros y enseguida vino la neutralización y así finalizamos. Felicito a todo el equipo. Nos funcionó la estrategia y conseguimos mantenernos fuera de problemas para rematar la carrera”, indicó Saavedra al descender de podio que lo coronó como uno de los campeones de esta gran clásica del automovilismo mundial.

Mauricio de Narváez, pionero de los pilotos colombianos en el exterior, ganador de las 12 Horas de Sebring (1984), segundo en Daytona 24 corriendo en la categoría similar a la de Saavedra (1980) y tercero en la general de la prueba en la máxima categoría (1982) indicó que “en esta pista lo fatal no es la lluvia sino los enormes pozos que se forman, el carro pierde adherencia y casi que queda volando, es muy difícil manejar así. En Le Mans la pista tiene mejor drenaje, pienso que se demoraron en neutralizar la carrera por temas de seguridad, los costos que puede producir un accidente por pista mojada suelen ser irreparables para algunos equipos, así que era mejor no arriesgar. Felicito a Saavedra y su equipo, este es un importante logro para el automovilismo colombiano, ojalá este resultado redunde en un buen futuro para Saavedra que es un talentoso piloto”.

El equipo de Saavedra hizo un gran trabajo, lograron mantenerse en el top 10 y se movieron en el 1-2 de su categoría. Debieron superar salidas de pista, toques con rivales y trompos. Pasada la media noche, un problema con el arranque los llevó a perder 5 vueltas respecto a sus principales rivales, pero lograron remontar y con Sebastián Saavedra al volante en el último turno de nuevo fueron primeros con 4 giros de ventaja. Un golpe en la parte delantera del carro por un despiste hizo pensar lo peor, pero Saavedra llevó el auto a pits y rápidamente salió para el final de carrera, momento preciso en el que sacan la bandera roja y al final, faltando 10 minutos para cumplirse el tiempo las autoridades deciden finalizar la prueba y de esta manera el Dragon Speed celebra el triunfo.

Las cosas, en cambio, no fueron tan bien para el equipo del auto #6 de Penske en el que Juan Pablo Montoya hacía equipo con Simon Pagenau (FRA) y Dane Cameron (USA). Iniciaron en el tercer lugar de carrera, rápidamente se ubicaron segundos y luego líderes. Pero al final problemas eléctricos con su vehículo los llevaron a la zona de pits y perdieron 18 vueltas respecto al líder, recuperaron el auto y ya en pista con las neutralizaciones provocadas por la lluvia fue imposible pensar en recuperarse. Terminaron sextos en los DPi (Daytona Prototipos Internacional) y octavos en la general.

Juan Piedrahita por su parte no pudo tener la presentación que deseaba, pues el auto presentó numerosos inconvenientes y debieron retirarse. Fueron clasificados en el puesto 10 de los Dpi y 45° en la general con 368 giros de desventaja. “La suerte no estaba de nuestro lado hoy y lamentablemente no pudimos terminar la carrera, no podemos agradecer lo suficiente a todos los mecánicos e ingenieros de JDC MotorSports, que trabajaron tan duro en el coche, fue una experiencia increíble”, opinó el bogotano en sus redes.

INFORMACION SUMINISTRADA PRENSA FEDEAUTOS

RICARDO RUIZ ESPINEL

Oficina de Información y Prensa

Autódromos S.A.